Bienvenidos a nuestro blog de catequesis, pensado para colgar todo lo relacionado con ella. Un saludo a todos.
RSS

miércoles, 21 de abril de 2010

Catequesis del miércoles 21 de abril, 1º curso

Hoy hemos hablado a los chicos de la Vigilia Pascual y de la alegría que da el saberse amado por Dios, seamos como seamos, Dios, que es nuestro padre, nos quiere tal y como somos, y lo hace gratis, sin pedirnos nada a cambio.

Hemos hablado del pecado y de lo que significa pecar, los chicos han ido reconociendo que pecaban, y, aún así, Dios les quiere tal y como son y les quiere, nos quiere a todos, cuando nos portamos bien y cuando no. Después, eso sí, cuando a través del sacerdote Dios nos perdona los pecados, nos dice: ve, y no peques más.

También hemos hablado de la importancia de asistir a la eucaristía, que significa "acción de gracias", si realmente nos sentimos creados por Dios, no es que sea una obligación ir a misa, sino que es algo que sale de dentro, simplemente por agradecimiento.

También misa significa "ser enviado", hemos hablado de esto con los chicos porque la Iglesia Católica, desde su origen en Jesucristo, ha sido evangelizadora y se han puesto muy contentos cuando les hemos dicho que ellos mismos son misioneros, y que el Señor nos invita a dar una palabra al que está en sufrimiento. Un niño nos ha preguntado sobre lo que es el sufrimiento, que él no lo sabía, y hemos hablado no sólo de Haití, Chile, África o India, sino también del paro y situaciones que viven sus propios vecinos, la gente que se encuentran a diario en la calle; y sobre todo, el mayor sufrimiento y la mayor pobreza que existe, es el no tener esperanza, no tener al mismo Jesucristo, de ahí la importancia de ser todos misioneros en nuestro barrio, en el colegio, en nuestra familia...

Al final hemos hablado sobre la importancia de la comunión, indicándoles a los niños, que cuando comulgamos, nos convertimos en auténticos sagrarios, porque el Señor ya está dentro de nosotros. Es verdad que llevamos un tesoro en vasijas de barro, porque somos débiles, pero precisamente en la debilidad, reconociéndonos débiles, es cuando somos fuertes, porque está el Señor con nosotros.

0 comentarios:

Publicar un comentario