Bienvenidos a nuestro blog de catequesis, pensado para colgar todo lo relacionado con ella. Un saludo a todos.
RSS

domingo, 29 de enero de 2012

Grupo de 2º, viernes 27 enero 2012 (Angelines y Paco)

Como es costumbre, seguimos orando antes de la catequesis, con el SAGRARIO abierto y en silencio, para que cada uno le pida a Jesús lo que más necesite, por los enfermos, por la paz...Hoy la oración ha sido emotiva, en un silencio absoluto, como nos gustaría que fuese siempre. Después nos hemos retirado a la salita, para continuar con la catequesis. He felicitado a los niños por lo bien que ha hecho la oración y he aprovechado para recordarles lo mucho que tienen que querer a Jesús, al que van a recibir cuando hagan su primera comunión, para la que se están preparando estos años de catequesis.

Hoy hemos visto, como el pueblo de israel, después de 40 años por el desierto, pasa el río Jordán y trata de asentarse en la tierra prometida, habitada por los cananeos. Tienen una doble dificultad: por un lado la hostilidad de los habitantes de esas tierras, pero sobre todo las costumbres e idolatría de esos pueblos. Los israelitas se olvidan de quién es su Dios, que los abandona y caen en mano de sus enemigos; Dios elige unos personajes muy especiales que unen al pueblo, lo guian y dirigen, los JUECES. Su tarea no era fácil de realizar y hubo un momento en el que el pueblo pide a Dios un Rey, alguien que pudiera ser reconocido y obedecido por todos y, así poder guiar al pueblo rectamente.

El primer elegido fue Saúl, pero pronto dejó de obedecer a Dios y fué sustituído por David, despues reinó su hijo Salomón, que construyó el templo y fue dotado de una gran sabiduría con la cual gobernó a su pueblo y lo llevó a su máximo esplendor. Después reinó Roboam que en las luchas con su hermano Geroboam, se produjo la división entre el reino del Norte (Israel) y el reino del Sur (Judá).Poco tiempo después vinieron momentos dificiles de luchas, de divisiones internas y de derrotas a manos de otros pueblos. Así en el año 721 A.C. El reino del Norte cayó en manos de los asirios y desapareció, y en el año 586 a.C.

Nabucodonosor, rey de Babilonia, conquistó Jerusalén y todos fueron llevados a aquel país. En ese tiempo fué cuando los israelitas comprendieron que necesitaban un verdaero Rey; y desde aquel momento, no dejaron de esperarle y de pedirle a Dios que lo enviara, le llamaban el Mesías, el Ungido del Señor. Ese Mesias y Rey no es otro que Jesús, el hijo de María y de José, nuestro verdadero Rey, que nos libra del pecado y nos conduce a la salvación, mostrándonos el camino para que seamos felices, amando a Dios y a nuestros hermanos.

Como deberes deben completar el ejercicio de la página 34

Os esperamos a todos el domingo en la Santa Misa

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada