Bienvenidos a nuestro blog de catequesis, pensado para colgar todo lo relacionado con ella. Un saludo a todos.
RSS

sábado, 12 de noviembre de 2011

Grupo de 2º viernes (Angelines, Paco y Toni) 11 noviembre 2011


Hoy, conmemoración de Santa Maravillas de Jesús, hemos comenzado con una oración y besando la reliquia de la Santa como muestra de nuestro cariño y pidiendo cada uno un favor particular por intercesión suya.

Como continuación de la catequesis del viernes pasado, hemos repasado la figura de Abrahán y la promesa que Dios le hizo. Hemos visto cómo Dios cambia a Jacob su nombre por el nombre de Israel, después de luchar toda la noche con un angel. Para explicar mejor cómo llegó el pueblo de Israel a Egipto, con la ayuda inestimable de algunos niños, hemos repasado la historia de José, hijo de Jacob, cómo fué vendido por sus hermanos a unos mercaderes, cómo fué encarcelado y en la carcel interpretó los sueños del Faraón, que ninguno de sus adivinos fué capaz de interpretar. Así llegó a ser virey de Egipto y en los siete años de hambruna y tras las peripecias con sus hermanos, los llevó a todos con él, asentándolos en los valles más fértiles donde podían apacentar sus rebaños. Allí el pueblo de Israel, fué creciendo y multiplicándose hasta tal punto que despues de unos 300 años el faraón de Egipto temió que un pueblo extranjero, tan numeroso y tan unido, podía ser un peligro para ellos, los esclavizó y los sometió a los trabajos más duros y peligros escaseándoles la comida y maltratándolos; Incluso para que no pudieran seguir multiplicándose, ordenó que mataran a todos los hijos varones que nacieran de entre los israelitas.

De entre todos ellos, hubo uno, Moises, que oculto durante tres meses logró salvarse. Cuando a su madre le fué imposible seguir ocultándolo, lo metió en una cesta y lo tiró al Nilo, de donde lo recogió la hija del faraón y lo cuidó como si fuera hijo suyo, y así vivió en la corte haciendose mayor. Pero Moisés nunca se olvidó de su pueblo, ayudándolo siempre que podía, hasta que un día mató a un egipcio que estaba maltratando a un israelí, teniendo que huir al desierto para salvarse de la furia del faraón, llegando a las tierras de Madián donde conoció al sacerdote de aquellas tierras, llamado Itró, casandose con una de sus hijas y dedicándose al pastoreo de las ovejas de su suegro, hasta que un día vió una zarza que ardía pero que no se consumía y al acercarse para ver este fenómeno, oyó la voz de Dios que le mandó que volviera a Egipto y liberara a su pueblo de la esclavitud. El próximo día cuntinuaremos con este tema, pues hoy no nos ha dado tiempo a más.

Como deberes, sólo tienen que escibir el nombre de los doce hijos de Jacob y a ser posble en orden de mayor a menor, para lo cual hay que acudir a la biblia, pues en el libro no están ordenados.

Como siempre os esperamos a todos el domingo en la Santa Misa

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada