Bienvenidos a nuestro blog de catequesis, pensado para colgar todo lo relacionado con ella. Un saludo a todos.
RSS

martes, 31 de enero de 2012

Grupo de 1º, lunes 30 enero 2012 (Paco, Angelines, Mª Cruz)

Como viene siendo habitual, hemos hecho la oración preliminar a la catequesis, con el SAGRARIO abierto, para que cada uno pidiera en su corazón aquello que más necesitara, pidiendo todos por la paz.

Ya en la salita, como vinimos haciendo, hemos empezado la catequesis recordando el amor que dios nos tiene creando todo y poniendolo al servicio del hombre. Tanto ama Dios al hombre que lo pone en un paraiso, donde abunda toda clase de árboles y animales, de los que podía disponer y disfrutar; no sólo eso, sino que todas las tardes bajaba a pasear con Adán y Eva; Qué belleza, qué lujo, poder disfrutar de todo incluso de Dios...Pero, siempre hay un pero, les dijo que del árbol que había puesto en medio, el árbol de la ciencia del bien y del mal, no podían comer, pues si comían de él les acarrearía una serie de males, incluso la muerte.

El demonio, con astucia y engaño, como hace siempre, envidioso de la felicidad del hombre le tienta: ¿conque os ha dicho Dios que no comais de ninguno de los árboles de este huerto? Eva, pensando que la serpiente estaba mal informada, le responde: no. Podemos comer de todos los árboles. Solo se nos ha prohibido comer del que está en el medio, porque si comemos de él, incluso moriremos. Conocían perfectamente la voluntad de Dios, e incluso sus consecuencias... Pero la astuta serpiente le dijo a Eva: ¡ Dios os ha mentido ! No os deja comer de ese árbol, porque su fruto es el que da el conocimiento de todo, del BIEN y del MAL y si comeis se os abrirán los ojos y sereis como Dios, conocedores también del mal....

No solo comió Eva, sino que también dio de comer a Adán. Y no fueron como Dios, pero sí comenzaron a conocer el mal: dolor, pena, trabajo...incluso la muerte. Este pecado que cometieron nuestros PRIMEROS PADRES, es lo que llamamos pecado original, que heredamos todos los hombres al nacer, excepto MARIA madre de Dios, y que se nos borra con el bautismo. En un dialogo precioso, cuando Dios baja como hacía todas las tardes a pasear con Adán y Eva, estos se esconden y cuando Dios les pregunta si han comido del árbol prohibido, empiezan las escusas... Eva me dió de comer... la serpiente me dijo...

Pero Dios no nos abandonó a nuestra suerte, mientras empieza a pedir responsabilidades y a anunciar castigos, en ese mismo momento nos promete un SALVADOR que restaure el abismo que se había abierto entre Dios y la humanidad con unas palabras enigmáticas: "enemistades pongo entre tí y la mujer, entre tu descendencia y la suya, y ésta aplastará tu cabeza". Qué bueno es Dios, nos perdona incluso antes de que nosotros le pidamos el perdón.

Como deberes tienen que escribir las respuestas de las preguntas de la página 74 que ya hemos respondido de palabra en catequesis.

Como siempre os esperamos el domingo en la Santa Misa

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada